diumenge, 6 de gener de 2013

El violonchelista de Sarajevo

Bruno Unna (2007): El cerezo
-Hay una calle cerca de mi casa por la que, antes de la guerra, nunca había pasado –prosigue Emina-. Pero con el francotirador que hay al final de la mía, tuve que dar un rodeo y me encontré en esa calle nueva.
“Había una casa con un cerezo enorme en el jardín, repleto de fruta madura. Una anciana recogía las cerezas. Debió de recoger quince o veinte kilos, y aún quedaban más en el árbol.
“Me acerqué a ella, sobre todo porque nunca había visto un árbol así en Sarajevo, no tenía ni idea de que aquí crecían cerezos. “Es un árbol precioso”, le dije, y ella me contó que su madre lo había plantado de joven, y que siempre había dado buena fruta. Recogía las cerezas con sus nietos, pero estaba un poco preocupada, porque a los niños no se les puede dar solo alimentos dulces. Le sugerí que vendiera parte de las cerezas y me contestó que tal vez lo hiciera.
“Por pura casualidad, pocos días después Jovan me trajo sal que había conseguido no sé dónde, una bolsa inmensa de cinco kilos. Era mucho más de lo que necesitábamos y de lo que íbamos a consumir jamás. Pensé en la mujer, y fui a llevarle un kilo.
El semblante de Emina es relajado, y su voz, suave. Dragan no sabe cuál es el mensaje de la historia que le narra, pero se alegra de que lo esté haciendo.
-La mujer se puso contentísima. Nunca había visto a nadie sonreír tanto. De hecho, me abrazó. Más de un kilo de sal. Cuando ya me iba me dio dos baldes enormes llenos de cerezas- “Pero no voy a poder comerme todo esto. No tengo hijos, solo somos mi marido y yo”, le dije. Pero ella insistió:”Regálalas –dijo-.Hazlo que quieras con ellas. Tengo más de las que necesito”. De modo que se las regalé a mis vecinos, pequeñas cestas a diez familias diferentes.
-Fuiste muy buena regalándole la sal –dice Dragan con sinceridad.
-No la necesitaba. Ella tampoco tenía por qué regalarme las cerezas. –Emina se encoge de hombros-. ¿No es así como se supone que debemos comportarnos? ¿No es así como éramos antes?

GALLOWAY, Steven (2008): El violonchelista de Sarajevo. El Aleph Editores, Modernos y clásicos de El Aleph: Barcelona. Páginas 91-92.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ENGRANDEIX EL TEXT